¿Es posible reclamar la paralización de la actividad por Covid19?

Todos nos hemos hecho eco de la reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Girona que obliga a una aseguradora al pago de  6.000 euros de indemnización, por las pérdidas acaecidas por el confinamiento. Dicho hecho tuvo lugar en una pizzeria que hubo de cerrar sus puertas, motivada por  las medidas tomadas contra el Covid-19.

Es posible que proliferen consultas de clientes respecto de esta decisión judicial y de las posibles indemnizaciones a reclamar en el caso de que la empresa / autonomo en cuestion tenga contratada la garantía de pérdida de beneficios / paralización de la actividad. Hemos hecho unas reflexiones cuyo objetivo es ofrecer una respuesta coherente y también que sirva para un llamamiento a la prudencia.

  1. La sentencia al ser emanada de una sala de una Audiencia Provincial no sienta jurisprudencia, aun cuando puede ser utilizada en otros casos similares.
  2. La interpretación de las cláusulas que realiza el juzgado no corresponden al espíritu de la cobertura cuando la otorga la aseguradora al asegurado. En febrero del año pasado nadie, en ningún sector, ni de la restauración ni asegurador, tenía como objetivo cubrir la pandemia.
  3. La Pérdida de Beneficios en las pólizas de seguros, en términos generales en nuestro país, ha de venir vinculada a la ejecución de una cobertura de la póliza; bien sea por daños materiales, bien sea en los seguros de contingencia o paralización o cancelación de actividades o eventos por unos hechos accidentales bien tasados. Sus exclusiones también son claras.
  4. El debate sobre cláusulas limitativas o delimitadoras no entendemos que se pueda aplicar en este caso.
  5. El mercado asegurador históricamente no ha dado cobertura, ni de forma estándar ni de manera fácil, a esta tipología de siniestros; y en el caso que se hubiese podido conseguir, no estaba al alcance de clientes masa, sólo a operaciones especiales y a unos costes altísimos y en mercados básicamente anglosajones.
  6. La sentencia de la Audiencia Provincial de Girona en este tema concreto entra en contradicción desde el momento en que, en 2013 en un caso similar al comentado, dictaminó en sentido contrario.

Por ello, en este entorno en el que nos movemos, los corredores de seguros -como representantes y asesores de nuestros clientes- tenemos claro lo que en su momento se contrató y así  lo hemos explicado; tanto en la contratación, como en esta fase de pandemia en la que tantas empresas / autónomos están sufriendo debido a las decisiones tomadas por las administraciones públicas.

No obstante, como parte relevante de nuestra función, y que forma parte de nuestro ADN, estaremos al lado nuestros clientes defendiendo sus intereses con un criterio profesional claro. En la medida de que les podamos orientar, ahí estaremos.

Desde nuestra perspectiva, una pandemia no puede ser cubierta por el sector asegurador, al menos en su totalidad. No hay reservas económicas ni primas de seguro para cubrirla; y caídas del 11% del PIB nunca será asegurable, y menos si se producen a nivel mundial, de ahí el nombre de pandemia. Sólo una colaboración público privada intensa y bien diseñada a nivel español y europeo podría dar salida (quizás, y en una pequeña parte) a una futura pandemia.

En este ámbito los corredores de seguros estamos en disposición de analizar conjuntamente con los poderes públicos y el sector en su totalidad las posibles soluciones futuras a futuros problemas derivados de las pandemias de diferentes ámbitos, climáticas, biológicas, sobre riesgos cibernéticos, etc… o combinaciones de todas ellas.

Independientemente de lo aquí expresado, y entrando en algo que excede de nuestra función como corredores de seguros, está claro que compartimos y participamos de la sensibilidad de nuestros clientes a la hora de que las ayudas a estos sectores por parte de la Administración del Estado lleguen de forma más generosa y rápida, para que les permita subsistir en estas épocas tan complicadas que estamos viviendo los ciudadanos y las empresas independientemente de su tamaño.

Por último, resaltar que aconsejamos prudencia en la toma de decisiones derivadas de la sentencia mencionada. Creemos que cualquier pregunta al respecto, debe dejar claro que no hay cobertura;  pero que si a criterio de su abogado (que será necesario para la demanda) le recomienda reclamar judicialmente, estaremos a su lado para apoyarle..

Las funciones de asesor técnico y jurídico tienen que quedar claramente separadas. La postura en una situación como esta ha de ser una postura reactiva; y por ello intentamos explicar seria y profesionalmente nuestra visión de todo cuanto acabamos de comentar; y sin ser proactivos que nos lleven a crear alarmas o falsas expectativas. Ser, en nuestro caso, muy  proactivos,  se volverá en contra de todos, y unicamente servirá para que  salgan más despachos y asociaciones sectoriales en el interés de captar clientes afectados (y sin garantía alguna de éxito, por supuesto).

Los clientes siempre podrán contar con su corredor como asesor cualificado a la hora de tomar ese tipo de decisiones con criterio, y totalmente alejado de intereses ajenos que puedan estar valorando esta circunstancia aislada, aunque relevante, como posibilidad de hacer negocio.

Mientras tanto, actuemos con prudencia y veamos como se van desarrollando los hechos.

En ABELLA mediación, estamos a su lado.

Otros artículos